Letra G
21902
Fans
18576
Seguidores
Fútbol

06-04-2018

ARRUINADO

Gimnasia volvió a tener una magra presentación y cayó como visitante 2 a 0 ante el modesto Tigre, que marcha en los últimos escalones del campeonato. El Lobo nunca halló los caminos, cosechó su cuarta derrota en fila y sacó un punto de los últimos 15. Ramírez se fue expulsado injustamente ni bien empezado el segundo tiempo. Suma preocupación por una crisis de alto calibre. ¿Cómo se sale de ésta?



Un tobogán sin fin. Eso es lo que transita Gimnasia en esta parte de la Superliga, producto de malas decisiones en la planificación del Fútbol Profesional. El Lobo volvió a perder: Tigre lo tachó 2 a 0 en Victoria y profundizó una crisis futbolística que ya preocupa sobremanera.

Cambiaron los nombres pero no el resultado. Gimnasia cosechó su cuarta caída al hilo en la Superliga y el panorama asoma cada vez más negro. A esta altura, cuando quedan cinco fechas por disputarse (tres de ellas son partidos complicadísimos: Talleres, Boca e Independiente), lo mejor para el Lobo sería que el campeonato llegara a su fin.

En la cancha se vio más de lo mismo: un equipo carente de ideas en ataque y que, a la vez, brinda enormes facilidades en la zona defensiva. En ese ítem, la pelota parada en contra resulta un auténtico karma.

El Lobo se midió con un modesto Tigre y no logró salir ileso. Pese a que el trámite fue de lo más parejo, los de Victoria hallaron la apertura del marcador en una jugada bastante fortuita a través de Jacobo Mansilla, cuando el reloj marcaba 32 minutos de juego. Fortuita, sí, porque una pifia bochornosa de un jugador del Matador hizo que la pelota quedara boyando a centímetros de la línea y que Mansilla la pudiera empujar sin problemas. Aunque, a decir verdad, hubo una grave falencia de marca por parte de la defensa tripera en la jugada previa, incluido Martín Arias, que quedó a mitad de camino en la salida.

Y como siempre pasa cuando al Lobo le convierten primero, el asunto se tornó irremontable. Alguna pincelada del solitario Brahian Alemán; algún que otro desborde del movedizo Eric Ramirez; un cabezazo limpio de Nicolás Contín que contuvo bien Chiarini. Y no mucho más.

El partido capituló a los 4 minutos del complemento, cuando Ramírez vio la segunda amarilla y se fue a las duchas. Mal por Abal, que rajó al pibe por dos faltas leves. ¿Aplicará la misma severidad con jugadores consagrados?

Lo que vino después fue un partido fracturado. Tigre, el limitadísimo Tigre, se dedicó a jugar de contra y buscó sacar provecho de los espacios generados en el armado tripero. Así puso contra las cuerdas a Martín Arias en más de una ocasión. Y Gimnasia, con puro amor propio pero con argumentos nulos, no acusó recibo de la expulsión y, contando moneditas, fue a buscar la heroica. No le alcanzaría, claro.

A los 38 Sava demostró que está en las nubes: cuando aún le quedaban dos cambios, mandó a Guanini a jugar de nueve. ¿No era mejor reemplazarlo por un delantero? Inmediatamente llegó el gol de Morales que sentenció las pocas esperanzas albiazules.

Duele y mucho ver a Gimnasia arruinado. Pero hay que seguir. El viernes hay otra parada. Será en el Bosque ante el siempre duro Atlético Tucumán. En algún momento el Lobo tendrá que volver a aullar. Tiene que ser pronto.





Letra G
TORNEO DE PRIMERA DIVISION 2016-17


TABLA DE PROMEDIOS 2016-17


SEGUINOS @LetraG


SEGUINOS facebook.com/letra.medios


Letra G