Letra G
21902
Fans
18776
Seguidores
El Club

19-04-2018

Una herida a la identidad

La decisión de la comisión directiva de llevar a jugar a Gimnasia ante Boca en el Estadio Provincial derivó en repudios de parte de la mayoría del arco gimnasista. Filiales, socios no agrupados, hinchas reconocidos y medios partidarios se encargaron de pegar el grito negativo en el día del cumpleaños de Néstor Basile. Incluso la Coordinadora de Hinchas, un grupo que trasciende los colores y pelea por que los clubes no sean sociedades anónimas, repudió lo sucedido.

Gimnasia vive momentos de tensión por la batalla discursiva e identitaria. La medida de ayer repercutió hacia dentro del seno directivo, con la disolución de la Subcomisión del hincha, que informó que no se siente representada por esta política. La Rusa, hincha conocida que es parte de la gestión, anunció que no irá a ese partido. “Nosotros charlamos como un juego en la mesa, que peor sería ir a jugar a Racing o Vélez”, decía Pellegrino en una entrevista, mientras se leían mensajes de protesta en las redes y se convocaba a una manifestación a la Sede, la cual provocó hechos de violencia entre triperos.

¿Qué dijo la gestión de manera oficial? A través de un comunicado argumentó defender las raíces identitarias del Bosque pero que el pedido de jugar en 25 y 32 respondió a intereses económicos del Club. Lo que se puede leer entre líneas, es que la decisión es meramente política. El arco oficialista se juega su continuidad en 2019 con la gobernadora Vidal como bandera, Pellegrino aspira a un recorrido político que trascienda la sede de calle 4, Angelici quiere la foto con Macri y desea correr la misma suerte, emulando el recorrido del actual Presidente de la Nación. Entonces, jugar en el estadio provincial es un gesto de campaña, una clara imagen publicitaria y una idea de estado fortalecido.

Los argumentos económicos se desvanecen cuando se mira el pasado reciente. Socios aportaron como pudieron unos buenos pesos para construir la platea Néstor Basile, detenida en su construcción de segunda bandeja. Se suma la construcción de la sintética en Estancia Chica, y algo más importante que lo material: el fortalecimiento social de las agrupaciones como Por y Para el Bosque con actividades en el Bosque y el Mondongo, fomentando la idea de un club habitado y popular. La subcomisión de Cultura, la murga tripera y hasta los triperos ex veteranos de Malvinas se suman a una lista que crece.

“Es sólo un partido, el que no quiere no vaya”, argumentó el Presidente de Gimnasia según la placa de un medio porteño. En su favor hay que decir que fue sacado de contexto, en su contra diríamos que eso es lo que piensa, porque ya intentó construir la lógica de amigo/enemigo con los socios que fueron a la Sede a exigir que no se le prestara la cancha al clásico rival. A su vez, la política identitaria venía con mala imagen por la forma que se fueron Chirola y Lobos, sumado al reclamo de las chicas de Hockey para tener su cancha propia, mientras el plantel profesional hacía la pretemporada en un barrio privado excéntrico. Esta política, entonces, rifa el patrimonio del Club, como si mañana se pusiera a la venta Estancia Chica en búsqueda de tapar agujeros, como si Gimnasia fuera un club de barrio.

En síntesis, el eje fragmentado de pensar en abrir un estadio como sinónimo de éxito económico, se cae cuando no se observan hechos de tal magnitud en el pasado reciente. No hay archivos de que ir a jugar a esa cancha –construida a base de corrupción y con la negativa de los dos clubes de La Plata- haya dado altas en las arcas de Gimnasia, en un contexto de deudas y juicios que devino en la idea del Concurso de Acreedores. Es difícil romper con ese sentido común cuando quienes cocinan esa idea son parte de los poderes fácticos: los grupos de seguridad que facturan el doble abriendo esa cancha, los sectores mediáticos que reciben pauta publicitaria, los grupos políticos que sacan rédito de la medida.

Mientras concluyo la nota me permito hablar en primera persona porque desde donde estoy puedo ver el casco de la Municipalidad. Veo ahí a los hinchas que lucharon desde principio de los 90 por las tierras, veo las ideas del ronco Basile que sembraron identidad y permitieron, entre otras cosas, que gimnasia sea el club más popular de La Plata en sus 130 años de historia. Veo la tapa de tribuna gimnasista, veo a mi abuelo paseándome de pibe por la cancha de tablón, veo la frase del “volvimos para siempre” aquella tarde de 2008. Gimnasia es identidad y memoria, y en un contexto de horizonte europeo en la organización del torneo, la lucha colectiva es la herramienta más potencial que nos queda.

Santiago Giorello

Letra G
SEGUINOS @LetraG


SEGUINOS facebook.com/letra.medios


Letra G